Un Regreso con amplitud sonora

El Regreso de Orozco/Barrientos mostró en dos horas de recital una notable versatilidad para contener la dolorosa intimidad de la tonada o el pulso melancólico de alguna canción y de allí pasar a cuecas electrificadas y gatos de festival o, directamente, a piezas planteadas en modo rockero, con una amplia, exigente y magníficamente lograda amplitud sonora.

Continuar leyendo